SEXUALIDAD Y LOS NIÑOS ¿UN TABÚ?

     Para ésta edición hablaremos un poco sobre el desarrollo de la sexualidad infantil tomando como primer mensaje que ésta área del ser humano la obtenemos desde mucho antes nuestro nacimiento y con la cual estamos  destinados a morir. Sin embargo he observado los tabúes, secretos y mutismo de éste tema hacia los más pequeños de la casa, incluso el padre del psicoanálisis Sigmund Freud expresaba lo siguiente “la sexualidad es algo que nos rodea”. Refiriéndonos entonces a la sexualidad como un término elemental para cada individuo me pregunto si las razones que tenemos como padres son necesariamente racionales  para evitar conversarlo con nuestros hijos.

     Dicho ésto les cuento que lo que no aprendemos en el hogar, el instinto nos presiona para encontrarlo fuera de él, por tanto hablar libremente sobre la sexualidad con nuestros hijos no es pecado, siempre y cuando los valores, creencias y normas del hogar prevalezcan en todo momento al conversarlo. Debemos comenzar por comprender que somos naturalmente sexuales y que todo lo relacionado a ello es sinónimo de interés individual y que cada persona lo interpreta y lo vive de distinta manera, pero OJO, no con esto quiero decir que debemos dejar que nuestros hijos se expresen de una manera inadecuada y que sean poco aceptadas socialmente, NO, solo quiero comunicarles que la educación sexual es tan necesaria dentro de nuestro núcleo familiar, como lo es el aprender a leer y a escribir. Al educar a nuestros hijos en ésta área estaremos reforzando su capacidad de autonomía y toma de decisiones, debido que la sexualidad debe ser sana y responsable para que en su adultez aprendan a vivirla de ésta manera.

     Lamentablemente en la actualidad de nuestra sociedad se viven un sin límite de situaciones o trastornos negativos ligados directamente a éste tema; como lo es el abuso y acoso sexual dentro y fuera del hogar, la pedofilia, entre muchos otros, esto debido a la ausencia de educación sexual y por supuesto a la falta de normas y reglas dentro de nuestro núcleo familiar. Debemos principalmente comenzar por educarnos como pilares de nuestra familia para poder dar ejemplo a nuestros hijos y que además de esa educación les brindemos las herramientas necesarias para defenderse de las agresiones propias del entorno, de las cuales tenemos poco control directo.

     A través de éste segmento les dejo una serie de aspectos útiles para la educación sexual sana, responsable y permitida, que como seres humanos necesitamos para el desarrollo de nuestros hijos: en primer lugar dejar los tabúes de lado acerca del tema, de igual manera nuestros hijos en algún momento nos preguntaran acerca de esto, en segunda instancia identificar junto a nuestros hijos los nombres y funciones de cada parte de nuestro cuerpo, así contribuimos a que aprendan a conocerse a si mismos y  a identificar directamente el género al cual pertenece, seguidamente explicarles las diferencias básicas tanto físicas que prevalecen entre el hombre y la mujer, así como las emocionales, en este punto no tomemos en cuenta nuestros propios prejuicios, simplemente adoptemos la posición más imparcial posible y que limiten los pensamientos negativos de los niños ante una posición femenina o masculina.

    Dicho esto es importante mencionar lo que expreso en cada edición publicada no perdamos nunca de vista que para nuestros hijos los más importante es el AMOR, que cada acto, enseñanza, o comentario debe ser manifestado con afecto, siempre dejarles saber que son lo más importante de nuestras vidas y que siempre buscaremos la manera de ser los mejores padres que podamos ser. Alimentemos el alma y corazón de nuestros hijos con el amor más sincero y honesto que tenemos como padres hacia ellos.

Deja un comentario