ACTITUDES ESPECIALES HACIA “NECESIDADES ESPECIALES”

Cuando nos referimos al término “necesidad especial” realmente a cual caso nos estamos refiriendo?.

     Se han manejado un sinfín de nombres para los niños que necesitan mayor atención que otros en el proceso enseñanza – aprendizaje, en el control y manejo de emociones, en el área conductual y afectiva; en mi opinión todos los niños del mundo son sublimemente  especiales no por el hecho de poseer una condición de dificultad cognitiva o física, si no  que al contrario de esto cada niño exige necesidades de atención de sus padres o cuidadores debido que, ese niño o nuestro hijo representa el ser más especial dentro de nuestro núcleo familiar.

     Ciertamente existen dos caras de la moneda al mencionar el término “necesidades especiales”, en una nos encontramos con la posibilidad de que nuestros hijos nazcan y se desarrollen como seres humanos totalmente sanos que es claramente el ideal esperado por cada padre y madre; pero que sucede cuando la moneda voltea su cara? Pues es en este punto donde comenzamos a manejar el término “condición especial”.

     A partir del momento que nos encontramos con esta segunda cara simplemente tenemos dos opciones, en una podemos preocuparnos   por tal situación lo cual traería consigo sentimientos de culpa, pensamientos irracionales preguntándonos a cada momento ¿POR QUE A MI? ¿POR QUE A MI HIJO?  Que al final del día son ideas que nosotros mismos reforzamos sin querer hacerlo pero que no son funcionales para uno mismo como padre o madre por tanto mucho menos para nuestra familia.

     La otra opción que tenemos es ocuparnos ¿QUÉ HACER? Pues inicialmente consultar a un médico especialista que a través de los resultados que obtengamos con sus valoraciones, nos ayude a determinar el especialista permanente que nuestro hijo necesita para su desarrollo bien sea el psicólogo, psicopedagogo, fisioterapeuta, entre otros. El cual paulatinamente con una adecuada intervención desarrollará las herramientas que nuestro hijo necesita.

    Integrando éstos métodos te darás cuenta como padre que el proceso o el tratamiento para tu hijo no es sencillo y que lleva tiempo, pero también te sorprenderá la forma o manera que ellos utilizaran para integrarse a nuestra sociedad. Y que SI! Es ESPECIAL, al fin y al cabo tú también  eres hijo, por tanto eres el ser más especial para tu familia.

Deja un comentario